19 de diciembre de 2017

Probamos el nuevo protocolo de cabina Power Oxygen de Skeyndor

Power Oxygen

Hace un par de meses os hablaba de Power Oxygen, la nueva línea antipolución de Skeyndor, que además cuenta con un maravilloso protocolo en cabina de 50 minutos de duración. Pues bien, hace 2 semanas acudí al centro que Skeyndor tiene en Madrid para probar este tratamiento especialmente diseñado para pieles asfixiadas y/o estresadas. Me pareció la oportunidad perfecta para conseguir una piel más limpia, bonita y luminosa de cara a las fiestas.

El tratamiento está especialmente diseñado para proporcionar oxígeno a la piel y crear una barrera/efecto protector frente a la polución urbana, por lo que os vendrá de perlas si vivís en ciudades grandes como yo. El protocolo Power Oxygen cuenta con una combinación de activos oxigenantes, antipolución, antioxidantes, detoxificantes y prebióticos, para un efecto purificante y protector global más intenso.

Probamos el protocolo de cabina Power Oxygen de Skeyndor

Diagnóstico, limpieza y exfoliación

Antes de realizar el tratamiento Iria analizó previamente mi piel y en efecto descubrió lo que yo ya intuyo desde siempre. Que tengo una piel muy sensible, deshidratada y con los poros abiertos en la zona de las mejillas. Y es que un buen diagnóstico es muy importante a la hora de realizar la limpieza ya que en mi caso no puedo utilizar exfoliantes de acción mecánica o ácido glicólico.

Probamos el protocolo de cabina Power Oxygen de Skeyndor

Antes de comenzar el protocolo Iria limpió con mimo la piel ayudándose de la línea Aquatherm de Skeyndor. Además me recomendó utilizar el Tónico a la Camomila de la línea Essential, para terminar la limpieza como dios manda, cerrar los poros y regular el pH de la piel. Para exfoliar la piel Iria optó por un peeling enzimático, que dejó actuar durante unos minutos.

Probamos el protocolo de cabina Power Oxygen de Skeyndor

El protocolo Power Oxygen

1. El protocolo comienza con el Gel de Masaje Activador Remineralizante, que es perfecto para remineralizar, energizar y activar la circulación de la piel. 

2. Después, llega el turno del Spray Vivificante Intensivo con oxígeno puro y perflurodecalina, una molécula que atrapa el oxígeno. Este paso es clave para ayudar a oxigenar la piel y además se siente increíblemente fresco. Para aplicarlo se realizan 2 pasadas de unos 4 segundos aproximadamente, cubriendo ojos y mucosas. Después se realiza un masaje drenante.

Probamos el protocolo de cabina Power Oxygen de Skeyndor

3. Llega el turno de aplicar el Concentrado Post O2 sobre el rostro, cuello y escote con maniobras de lisaje. Después, se realiza un masaje oxigenante o una Electroporación con el equipo Mesoinfusion DCS de Skeyndor durante 8 minutos. En este caso, se aplica una pequeña cantidad de Concentrado de Agua Termal para mejorar el deslizamiento y la conductividad.

Probamos el protocolo de cabina Power Oxygen de Skeyndor

4. Y como en todo tratamiento no puede faltar una buena mascarilla, llegó el turno de la Mascarilla Detox, que Iria dejó en exposición durante 20 minutos. Esta mascarilla velo está impregnada con extracto de malaquita, un mineral que ayuda a detoxificar la piel y protegerla.

5. El tratamiento finaliza con la aplicación de la crema en rostro, cuello y escote. Esta crema antipolución combina un probiótico promotor de la flora cutánea con un filmógeno protector.

Probamos el protocolo de cabina Power Oxygen de Skeyndor

Mi experiencia

Para empezar debo comentaros que en el centro Skeyndor de Madrid se portaron a las mil maravillas. No sólo me hicieron un diagnóstico y un tratamiento, sino que me recomendaron el mejor protocolo para mi piel y se preocuparon por mi rutina de belleza, con el fin de mejorarla, lo que es un plus cuando no sabes qué cuidados utilizar. Tras el tratamiento mi piel estaba mucho más calmada de lo que la tenía al entrar, ya que en los días más fríos se pone increíblemente roja.

Probamos el protocolo de cabina Power Oxygen de Skeyndor

Esa noche no me lavé el rostro y decidí que el protocolo siguiera funcionando durante las horas de sueño ya que acabé el tratamiento a las ocho de la noche. Durante los días siguientes noté cómo mi piel iba eliminado toxinas e impurezas, y a los 3 días mi piel comenzó a mejorar considerablemente, consiguiendo un tono más luminoso, una textura más suave y una disminución considerable de las rojeces.

En el centro Skeyndor me recomendaron hacer entre 4 y 6 sesiones (semanales o cada 15 días dependiendo de la persona), aunque yo con una quedé más que encantada. El precio de la sesión es de 60 euros. 

¿Conocíais este tratamiento? ¿Qué os parece? 

Más información del tratamiento aquí.

Fotografías de The Hot Mess Corner.

1 comentarios:

ángeles dijo...

No lo conocía y me ha gustado mucho y por lo que veo tiene un precio razonable.

Publicar un comentario

Anímate y déjanos un comentario. Las chicas de The Hot Mess Corner te lo agradecemos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...